El que viaje más allá de las fronteras de su país, pregúntale si conoce de Marruecos. Seguramente te dirá que conoce Marrakech por sus zocos, riads y la Plaza de Jemaa el Fna. También podrán hablar de un viaje a sus playas o puede que al desierto para ver palmeras y oasis. Aun así, hay mucho más por descubrir. Y es que para conocer Marruecos de verdad hay que viajar al interior del país.

viaje

El Medio, Alto y Anti-Atlas son un contraste en geografía, gente, arquitectura y color. Cada zona es diferente por alguna razón y todas fascinantes. Una de nuestras favoritas es la región del Alto Atlas. Los accesos a según que zonas son imposibles. Las carreteras no existen tan sólo son pistas en pequeños desfiladeros entre las montañas. Todo esto en un paisaje donde la vegetación es escasa y el color de la tierra es cambiante a cada curva que pasas.

La geografía es asombrosa, tierra de diversos colores, rocas de diversas formas y árboles que se han secado hace años pero que parecen que sigan vivos en medio de la nada. Las gentes del lugar viven entre las laderas de las montañas, en casas de piedra o adobe. Si te adentras en estas laderas no tardas mucho en ver a mujeres caminando montaña abajo cargando en su espalda leña que han ido recogiendo.

viaje

La vida en esta zona es dura por lo aislado del lugar y la escasez de recursos. La costumbres tradicionales se han mantenido intactas hasta nuestros días protegidas por estas montañas. El tejido de alfombras es una costumbre tradicional. Un proceso manual realizado por las mujeres bereberes.

El peinado, cardado e hilado de la lana es el proceso previo a la preparación del telar vertical para tejer la alfombra. En la zona del Alto Atlas podemos encontrar la región de Azilal de donde surgen asombrosos diseños abstractos y asimétricos.

viaje

Hay poca información sobre el origen de los símbolos utilizados en la alfombra bereber. Aún así podemos recurrir a la fuente.

En Marruecos, a pocos kilómetros al sur de Marrakech se encuentra el Valle de Ourika. En este Valle encontramos el Ecomuseo Bereber. Es un proyecto concebido para dar solución a estas cuestiones y el primero que se dedica principalmente a la cultura bereber. Khalid, el guía del museo nos enseñó diversas interpretaciones de símbolos y colores. Algo que nos sorprendió  fue que hay símbolos que no tienen una palabra escrita para describirlo ya que definen emociones o actos cotidianos como una sensación de libertad.

Al volver a casa llevamos todo eso con nosotras. Donde a pesar de la diferencia de idioma y la distancia que nos separa nos une una misma pasión la artesanía tribal.

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on Pinterest

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Recuerde que puede configurar su navegador para rechazarlas. Haz clic aquí para saber más

ACEPTAR
Aviso de cookies